+562 2417 7314

  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  San Jorge 124, Ñuñoafacebook

LA ENERGIA VITAL

Yoga sostiene y enseña que todo cuanto existe es la manifestación de una energía sutil que llama Prana y que todo es sólo una modificación de la energía universal, el Maha Prana o energía cósmica.

Basándose en dicha teoría la filosofía Samkhya Yoga llama Prakriti a la materia y Purusha a su contraparte, lo espiritual; de manera que es una corriente de pensamiento dualista.

El prana es energía en movimiento, si es acelerado se llama Rayas; si es lento, Tamas y el equilibrio de la dos fuerzas, Sattwa. Estas tres modalidades se conocen como Gunas y están presente en todo y en constante competencia por super imponerse una sobre otra y en alguno casos predominando, lo que da ciertas características; por ejemplo si una persona es muy acelerada decimos que es rayásica, y si lenta, abúlica, la definimos como tamásica. Por consiguiente, su energía influirá en su comportamiento, manera de ser, de vivir y de reaccionar frente a los estímulos externos.

Las gunas están tanto en el cuerpo como en la mente y en la energía emocional, por consiguiente su modalidad energética influirá en las reacciones personales, produciendo efectos positivos o negativos y será determinante en como vemos y reaccionamos frente a la vida.

Una manifestación de la existencia del prana en el ser humano es su campo de radiación llamado aura, que ha sido comprobado mediante la fotografía kirlian.

El prana está también en la alimentación, por eso hay alimentos tamásicos como la carne y comidas muy elaboradas; rajásicos como el ajo y la cebolla y satwicos como las frutas, vegetales y granos.

En el Hatha Yoga encontramos las técnicas de Pranayama, cuya traducción es “control, manejo y extensión de la energía a través de la respiración”; por tanto, no es correcto definir el pranayama como técnicas respiratorias en yoga, ya que su objetivo es “el manejo del prana por medio de la respiración”.

Mediante el pranayama es posible modificar el movimiento de las gunas y su comportamiento; en el hay técnicas que relajan como el ujjai, equilibran la energía como el nadi shodhana y activan como el kapalabhati. Para su práctica correcta lo primero es aprender a respirar, manejar las cuatro fases de la respiración, abdominal, toráxica, clavicular y vertical o completa.

ensenanza

articulos

mensajes